Casi todas las semanas debo viajar para ver a mi familia a diferentes lugares de España. Debido al coste de la gasolina y del transporte público, estaba abocado a una vida un tanto solitaria en mi nueva residencia. ¿Qué podría hacer para solventar ésto? Debía buscar diferentes soluciones y ver cuál de ellas me aportaba una solución aceptable. ¿Compartir…vehículo?

Cuando por alguna razón, ya sea por trabajo, familia, amor, u ocio, te ves en la necesidad de viajar repetidamente y tu economía no es lo suficiente buena, o no quieres gastarte tanto, te las tienes que ingeniar para poder costearte estos viajes. Este tipo de situaciones, se han visto incrementadas en los últimos años, por motivos de trabajo. Y es en esta situación en la que me encuentro actualmente.

Cuando me tuve que mudar, me dí cuenta que no iba a poder permitirme pagar varias semanas el viaje de vuelta para ver a mi familia, debido al alto precio del autobús y el tren. Con lo que me quedaban las siguientes opciones:

  • No volver casi nunca: ni que estuviera en Mordor, 400 km no podía ser un impedimento ni excusa para no viajar
  • Conseguir un caballo: si mi casero no me permite tener perros, no creo que le hiciera demasiada gracia que metiera un caballo en 30 m2
  • Volver andando o en bici: según google maps, sólo son 82 horas, poco más de 3 días… ni que fuera Marco buscando a su madre
  • Autostop: puede que algún día aislado funcionase, pero podría llegar a ser peligroso para un jovencito indefenso como yo
  • Compartir coche: yo no tengo coche, pero veo a mucha gente que si lo tiene, y alguien amable me permitiría viajar con ellos

 

Después de pensarlo bastante, y las ventajas y desventajas de cada sistema, opté por compartir coche. Había visto muchas veces que lo promovían algunos ayuntamientos y que hasta en la tele salían algunas empresas anunciadas, así que me registré en varias páginas web y comenzó mi viaje.

Las dos sitios que me han funcionado bien en este último año que he estado haciendo viajes han sido:

La verdadera aventura comienza durante el trayecto, no te limites a esperar a llegar a tu destino, disfruta de cada minuto de tu vida y de tu viaje.